Hacia una educación de calidad en la era digital

En los últimos años la implantación de una sociedad de la información y del conocimiento, a través de las tecnologías de información y comunicación, es un hecho incuestionable y su adaptación dependerá de las capacidades que cada persona vaya desarrollando a lo largo de su vida. En este sentido las tecnologías de la información y la comunicación tienen un valor reconocido como herramienta de apoyo al aprendizaje, la construcción social del conocimiento y el desarrollo de habilidades y competencias para aprender de forma autónoma.

La UNESCO comparte los conocimientos respecto a las diversas formas en que la tecnología puede facilitar el acceso universal a la educación, reducir las diferencias en el aprendizaje, apoyar el desarrollo de los docentes, mejorar la calidad y la pertinencia del aprendizaje, reforzar la integración y perfeccionar la gestión y administración de la educación.

La tecnología digital está presente en todas las actividades humanas, facilitan nuestro trabajo diario, nos dan comodidad y buscan satisfacer  de alguna manera nuestras necesidades y tienen un impacto muy grande en la calidad de la educación. Frente a este fenómeno debemos de preguntarnos:

¿Cómo las aprovechamos para mejorar los aprendizajes de los estudiantes?

¿Estamos formando niños, adolescentes y jóvenes para que sepan utilizar la tecnología digital para mejorar su calidad de vida?

¿Cuál debe ser el propósito de las políticas educativas en relación a las tecnologías de información y comunicación en las instituciones educativas?

Empezaremos por aceptar que vivimos en un mundo que cambia cada día, donde la ciencia y la tecnología avanzan vertiginosamente  y cuyos conocimientos son los motores del desarrollo de  un país, en donde los estudiantes tienen otras formas de relacionarse  y comunicarse con los demás.

Las nuevas generaciones, viven intensamente la tecnología digital y esto tiene grandes  impactos en los jóvenes, ya que tienen acceso libre a una  gran cantidad de información fuera de la escuela, nuevas formas de relacionarse en el ciberespacio y muchos de ellos sin control alguno por parte de los padres o educadores.

Las políticas educativas deben buscar cerrar o minimizar las brechas digitales en las instituciones educativas, para ello deberá promover la alfabetización científica y tecnológica en los estudiantes y docentes de todo el país, con una adecuada infraestructura, de acuerdo a la realidad económica, social, cultural o geográfica.

Las tecnologías de información y comunicación,  se han convertido en un valioso recurso para la enseñanza y debemos aprovecharlo como un recurso,  para mejorar la calidad  de la enseñanza y los aprendizajes de los estudiantes.

El incremento de la información  favorece el trabajo colaborativo y el autoaprendizaje, donde el profesor cambia su rol de transmisor de conocimientos, a ser considerado como motivador, programador, director y coordinador del proceso de aprendizaje, mientras que el estudiante, puede aprender a su propio ritmo y potenciar sus actividades colaborativas, cooperativas y de trabajo en equipo.

Para ello es necesario que se implanten políticas educativas que prioricen  la alfabetización científica y tecnológica del docente y del estudiante. Esto permitirá al docente tener conocimiento sobre el uso de éstas tecnologías en el desarrollo de sus actividades pedagógicas con sus estudiantes y orientarlos de manera adecuada, para que estos puedan manejar eficientemente la información de la web, sepan comunicarse en el ciberespacio, trabajen colaborativamente y cooperativamente con sus pares y  desarrollen su autonomía, para que puedan tomar  decisiones acertadas en su vida diaria.

Docente. Mg. Nelly D. Tuesta Calderón

Escribe un comentario en Hacia una educación de calidad en la era digital