Resumen de las Teorías sobre el origen de la vida

1. Teoría de la generación espontánea

Fue anunciada por Aristóteles en el siglo IV a.C.Sostiene que los seres vivos se formaron espontáneamente a partir de la materia orgánica putrefacta gracias a la acción de un  “principio vital”  que se encontraba en el aire y en el agua.

Esta teoría tuvo vigencia durante siglos y científicos como Newton, Harvey, Descartes aceptaron las ideas de la generación espontánea.

4

2. Teoría de la biogénesis

Fue iniciado por el médico italiano Francisco Redi en 1668. Redi sostenía que los gusanos nacían de huevos depositados por mosca. Para comprobar su idea coloco pedazos de carne en frascos de boca ancha y dejó  unos abiertos y otros herméticamente cerrados. A los pocos días encontró gusanos en los frascos abiertos, pero no en los cerrados. Redi repitió  los experimentos, pero esta vez cerro unos frascos con gasa fina. Como en estos tampoco aparecieron gusanos, concluyo que ello se debía a que las moscas no podían entrar y depositar huevos. Con esto Francisco Redi confirma que no existía la generación espontánea en las moscas.

En 1862, Louis Pasteur realizó una serie de experimentos que contribuyeron a terminar con la idea de la generación espontánea. Él pensaba que los causantes de la putrefacción de la materia orgánica eran microorganismos que se encontraban en el aire. Para demostrar su hipótesis, diseño unos matraces con cuello de cisne, en los cuales colocó líquidos nutritivos que después hirvió hasta esterilizarlos.

Posteriormente observó que en el cuello de los matraces quedaban  detenidos los microorganismos del aire y, aunque el aire entraba en contacto con la sustancia nutritiva, no había putrefacción. Para verificar sus observaciones, rompió el cuello de un matraz y comprobó que entonces sí se producía la descomposición de unas sustancias. Con estas ideas Louis Pasteur refuta las ideas de la generación espontánea de Aristóteles.

carne

3. Teoría cosmogónica

Fue propuesta por Svante Arrhenius en 1907. Postula que la vida se originó a partir de esporas (estructuras biológicas muy resistentes) que llegaron a la tierra  procedentes del espacio, habiendo viajado durante millones de años incorporadas en meteoritos. Sin embargo, esta teoría no explica el origen de las esporas ni de las primeras formas de vida en la Tierra.

Fue refutada algunos años más tarde por Becquerel, quien señalo que no existe ser vivo que pueda resistir la sequedad, temperatura muy baja, intensa radiación cósmica existente en el espacio sideral.

image018

4.-Teoría Quimiosintética

La teoría biosintética, o teoría quimiosintética, también llamada teoría del origen físico-químico de la vida, sostiene  que los primeros  seres vivos fueron creados a partir de elementos abióticos, gracias a las condiciones de la atmósfera primitiva, compuesta por metano, amoniaco, hidrogéno y sin oxígeno libre. Estos compuestos estuvieron expuestos  a radiaciones ultravioletas procedentes del sol  y la actividad eléctrica de la atmósfera, los cuales actuaron como catalizadores para formar el llamado caldo primitivo del que surgirían a su vez a las primeras formas de vida.

Esta Teoría fue propuesta por A.I.Oparin y J.B.S. Haldane en 1924  y se apoya en las premisas propuestas por Charles Darwin y de Friedrich Engels.

b2u2oa1p03e11

Escribe un comentario en Resumen de las Teorías sobre el origen de la vida

  1. Humberto, comentó hace 9 meses:

    Muy buen trabajo, solo que es muy poca informacion, yo se que es la idea de un resumen, solo que te agradeceria si agregas mas informacion sobre la teoria cosmogonica

    • valery arrieta royero, comentó hace 8 meses:

      Del siglo IV a.C. datan las primeras teorías cosmológicas, centradas en los pueblos mesopotámicos, los cuales consideraban que la Tierra era el centro del Universo, y que eran los demás cuerpos celestes los que giraban alrededor de ella. Algunos clásicos como Aristóteles, defendían esta teoría.

      El filósofo, matemático y astrónomo Anaximandro de Mileto, discípulo y amigo de Tales de Mileto, es mencionado como fundador de la cosmología. Su concepción del Universo se basaba en un número de cilindros concéntricos, de los cuales el más exterior era el Sol, la Luna el del medio, y las estrellas contenidas en el del interior. La Tierra se encontraba dentro de estos cilindros. Defendía una teoría del origen del Universo en la cual se postulaba que era resultado de la separación de opuestos desde la materia primaria; el calor se habría movido hacia fuera, separándose de lo frío, y más tarde lo habría hecho lo seco de lo húmedo. Sostenía además, que todas las cosas vuelven con el tiempo al elemento que las originó.

      Otro clásico del siglo II, Claudio Tolomeo, intentó tomar en consideración un modelo heliocéntrico, pero lo desechó basándose en la física de Aristóteles, en la cual no tenía cabida una rotación de la Tierra sin que ésta resultase violenta y convulsa. En su lugar adoptó el modelo de que las estrellas se movían en la noche porque se encontraban encerradas en unas esferas cristalinas giratorias, perfectas y transparentes. Tiempo después el modelo geocéntrico de Tolomeo seguía firmemente apoyado por la Iglesia, de tal forma que ayudó a frenar considerablemente el progreso de la astronomía durante los siguientes mil años.

      A pesar de que el astrónomo griego Aristarco de Samos sostuvo también en el 270 a.C. que la Tierra giraba alrededor del Sol, su teoría quedó nublada por la autoridad del propio Aristóteles, la cual no fue rebatida hasta mucho siglos después. De hecho, el sistema geocéntrico imperó totalmente hasta finales de la Edad Media, a pesar de algunos intentos por cambiarlo por el heliocéntrico.En el año 1543, la explicación del movimiento de los planetas era para el clérigo y astrónomo polaco Nicolás Copérnico, mucho más fácil si se situaba al Sol como centro del Universo. En la hipótesis de Copérnico los planetas, incluido la Tierra, trazaban sus órbitas alrededor del Sol. Esta teoría se fue imponiendo sobre las demás, pero muy lentamente.

      Gran parte de la fama de Copérnico se debe a la obra Revoluciones de los cuerpos celestes (1543), donde realiza un análisis crítico de la teoría de Tolomeo sobre un Universo geocéntrico. La proposición de que fuera el Sol y no la Tierra el centro del Universo, fue el rasgo más audaz de Copérnico, quedando la Tierra degradada a la categoría de un simple planeta más. Su teoría molestó a muchas personas y fue contestada duramente por la Iglesia, que incluyó su obra en la lista de libros prohibidos en 1616, donde permaneció hasta 1835.

      El sistema heliocéntrico de Copérnico no obtuvo suficiente atención, hasta que Galileo Galilei descubrió pruebas tangibles para defender esta teoría. En 1609, Galileo fue uno de los primeros en observar los planetas a través de un telescopio; pudo comprobar como algunos planetas giraban alrededor del Sol y no de la Tierra. Galileo comenzó entonces a escribir y publicar en favor de la teoría de Copérnico, convirtiéndose en un fiel defensor de ésta, pero el intento de difundirla le llevó ante un tribunal de la inquisición, el cual le obligó a renegar de sus creencias y escritos bajo acusación grave de herejía. A pesar de ello, la teoría de Copérnico no pudo ser eliminada.

      Para comprender las dificultades de resolución de los problemas orbitales que tuvieron los observadores y teóricos que siguieron a Galileo (principalmente Kepler), es necesario comprender los misticismos sobre la matemática y geometría arrastrados desde la época de Pitágoras.

      Pitágoras, en el siglo VI a.C., fue el primero en utilizar la palabra Cosmos, es decir, el concepto de Universo ordenado y armonioso. Sus discípulos relacionaban la certeza de la demostración matemática con la perfección del Universo. Muchos de ellos eran místicos convencidos. La realidad de su imperfecto y desordenado mundo cotidiano, chocaba frontalmente con aquel Cosmos en el cual los lados de triángulos rectángulos obedecían a la perfección simples relaciones matemáticas; habían penetrado en la realidad perfecta del reino de los dioses.

      Los pitagóricos identificaban la constitución del mundo en cuatro elementos: tierra, fuego, aire y agua. Por su parte, por alguna razón éstos fueron identificados con cuatro sólidos regulares: cubo (6 cuadrados), tetraedro (4 triángulos equiláteros), octaedro (8 pentágonos) e icosaedro (20 triángulos equiláteros). Sin embargo, aunque existen infinitos polígonos regulares, sólo hay cinco sólidos regulares, el quinto es el dodecaedro, que tiene por lados a doce pentágonos. Por razones místicas pensaron entonces que el dodecaedro sólo podía relacionarse con el Cosmos y la sustancia de los cuerpos celestiales, de ahí la palabra quintaesencia dada a esta correspondencia físico-mística. Igualmente, los números enteros semejaban la racionalidad de las cosas, y creían que de ellos podían derivarse todas las incógnitas.

      Por el carácter doctrinal de estas enseñanzas, la existencia del dodecaedro fue ocultada al pueblo llano, y sólo se manejaba dentro del ámbito de la escuela pitagórica. Por la misma razón, se ocultó un descubrimiento que rompía con la tan alabada armonía geométrica y matemática de los números enteros, y que produjo una verdadera crisis en esta doctrina. Simplemente, aplicando el teorema de Pitágoras, se comprobó que la raíz cuadrada de 2 (razón entre diagonal y lado de un cuadrado) no era racional, es decir, no podía expresarse con dos números enteros, de ahí la palabra irracional, significado de que un número no puede expresarse como una razón.

      Fue entonces cuando la concepción del mundo que mantenían Pitágoras y sus seguidores sintió una amenaza, la creencia de que podía desmoronarse ante el indicio de que esa concepción cosmológica careciera de sentido. De nuevo, el conocimiento de la raíz cuadrada de 2 fue ocultado como ya se hiciera con el dodecaedro, y reservado sólo como un conocimiento sagrado. Un discípulo de Pitágoras llamado Hispaso publicó el secreto del dodecaedro, pero su libro no trascendió y él pereció en un naufragio, en lo que fue considerado un castigo justo por los demás fieles de Pitágoras.

      Pero uno de los elementos que favorecieron el lento avance en el desvelo de las leyes que rigen el Cosmos y el movimiento de los cuerpos planetarios, fue el concepto místico que tenían los pitagóricos del círculo y la esfera. Para ellos, la esfera era perfecta, pues el centro se encontraba a la misma distancia de cualquier punto de la superficie. El mismo concepto se tenía del círculo. Por esta razón, no se deducía otra forma de movimiento de los planetas que no fuera en forma circular, cualquier otra sugerencia indicaría un movimiento defectuoso e impropio, y mucho menos que la velocidad de la órbita fuese más o menos lenta a lo largo de ella.

      Johanes Kepler no se libró de estas creencias, que perduraron vigentes durante muchos siglos, y que desviaron la atención de los astrónomos teóricos de la auténtica realidad.

      • maikol, comentó hace 5 meses:

        hola esta todo bien pero como se hizo la teoria de bing ban entonces quisiera que me respondieras para hablar mas sobre universo estraño Gracias :v

  2. valery arrieta royero, comentó hace 8 meses:

    necesito un resumen de la teoria de la panspermia