BIOGRAFÍA DE THOMAS ALVA EDISON

 

Thomas Alva Edison, el menor de cuatro hermanos, nació el 11 de febrero de 1847, en Milan, una pequeña población de Ohio en la que se había establecido su padre, Samuel Edison, seis años antes.Edison1

Su padre tuvo que abandonar precipitadamente Canadá a consecuencia de una rebelión contra los ingleses en la que tomó parte y que terminó en fracaso.

En 1855 a los ocho años y medio Edison entra a la escuela. Después de tres meses de estar asistiendo, regresó a su casa llorando, informando que el maestro lo había calificado de alumno “estéril e improductivo”. Es imposible establecer si Nancy Edison tomó muy en serio la opinión del maestro o si pensó que ella era mejor que el profesor de su hijo. El caso es que Edison recordó durante el resto de su vida el resultado del dichoso incidente:

En 1859 empezó a vender diarios en el tren matutino que iba de Port Huron a Detroit, así como verduras, mantequilla y moras. En Detroit el tren hacia una parada de seis horas, las cuales aprovechaba pasándolas en el salón de lectura de la Asociación de Jóvenes (después Biblioteca Gratuita de Detroit). Ahí, comenzaba por leer el primer libro que se encontraba en el anaquel inferior y seguía por orden con los demás hasta terminar con toda la hilera.

En 1876 obtuvo un empleo en la oficina telegráfica de Port Huron. Perfeccionó sus conocimientos en el campo de la telegrafía e inventó un nuevo sistema que funcionaba con doble circuito de comunicación. En 1876 con este y otros inventos pudo reunir una suma de dinero que le permitió fundar el laboratorio de Menlo Park. Desarrolló el fonógrafo, produjo la primera lámpara incandescente eficaz (1879) e ideó enchufes, interruptores, fusibles y sistemas que hicieron posible y económica la iluminación eléctrica doméstica. Entre 1881 y 1882 completó la construcción de la primera central de luz y energía del mundo en Nueva York. En 1887 abrió un nuevo laboratorio en Nueva Jersey. Entre sus inventos figuran una dínamo de rendimiento seguro, el telégrafo, el transmisor telefónico de carbono, el sistema telegráfico cuádruple, la locomotora y el automóvil eléctricos. En 1883 observó el principio básico para las futuras válvulas de radio.

Edison no sólo no quedaba satisfecho con leer, sino que comenzó a probar diferentes  experimentos basándose en lo que leía en los libros de Ciencia. Utilizaba un vagón vacío como laboratorio, y luego para poner ahí una prensita de mano que se agenció cuando un amigo del Detroit Free Press le regaló algunos tipos. El resultado fue inmediato: el Grand Trunk Herald, semanario del que Edison tiraba cuatrocientos ejemplares.

La actividad de este genial inventor se prolongó más allá de cumplidos los ochenta años, completando la lista de sus realizaciones tecnológicas hasta totalizar las 1.093 patentes que llegó a registrar en vida. La arteriosclerosis, sin embargo, fue minando la salud de este inquieto anciano, cuyo fallecimiento tuvo lugar el 18 de octubre de 1931, en West Orange, Nueva Jersey.

¿De qué manera logró superar la crisis en la edad adulta?

Logró superar  a través del trabajo, de la lectura de diversos textos, la relación con personas afines a él como eran investigadores o científicos de esa época, los cuales le dieron las luces para sus numerosos inventos.

Todas las carencias e incluso el maltrato emocional que tuvo en la escuela, le hicieron  madurar a temprana edad y se convirtió en uno de los genios en invención y creatividad, más grandes de la época.

Cómo contribuye el optimismo al desarrollo de la identidad?

La formación de la identidad es un proceso que comienza a configurarse a partir de ciertas condiciones propias de la persona, presentes desde el momento de su nacimiento, junto a ciertos hechos y experiencias básicas. A partir de lo anterior, la identidad se forma otorgándonos una imagen compleja sobre nosotros mismos, la que nos permite actuar en forma coherente según lo que pensamos.

El optimismo va contribuir favorablemente en el desarrollo de nuestra identidad, porque nos va permitir ver  una imagen  positiva de nosotros mismos como personas y también de nuestro actuar diario.

Cómo podemos lograr una identidad positiva?

ü  Interactuando con personas optimistas en el quehacer diario.

ü  Teniendo un auto concepto positivo.

ü  Aceptándonos y respetándonos tal como somos.

ü  Reconociendo nuestras fortalezas y debilidades

 

 

Escribe un comentario en BIOGRAFÍA DE THOMAS ALVA EDISON