Lecturas formativas para estudiantes

A continuación les presentamos una recopilación de lecturas formativas para trabajar con los alumnos en el área de Tutoría y que resultan ser bastante interesantes por el mensaje que tienen cada una de ellas.

 “El sueño del chef”

A comienzos de los años setenta, en una casa limeña situada en el límite mismo de dos barrios, San Isidro y Lince, donde se codeaban la “pituquería” y el pueblo, un niño de pocos años solía meterse a la cocina para escapar de sus cuatro hermanas mayores y los galanes que venían a visitarlas. La cocinera le había tomado cariño y lo dejaba poner los ojos y a veces probar los guisos que preparaba.

Un día la dueña de casa descubrió que su único hijo varón —el pequeño Gastón— había aprendido a cocinar y que se gastaba las propinas corriendo al almacén Super Epsa de la esquina a comprar calamares y otros alimentos que no figuraban en la dieta casera para experimentar con ellos.

El niño se llamaba Gastón Acurio, su padre, un ingeniero y político, fue siempre colaborador cercano de Fernando Belaúnde Terry. Alentado por su madre, el niño siguió pasando buena parte de su niñez y su adolescencia en la cocina, mientras terminaba el colegio y comenzaba en la Universidad Católica sus estudios de abogado. Ambos ocultaron al papá esta afición precoz del joven Gastón, que acaso, el pater familias hubiera encontrado inusitada y poco masculina.

En el año 1987 Gastón Acurio fue a España, a seguir sus estudios de Derecho en la Complutense. Sacaba buenas notas, pero olvidaba todas las leyes que estudiaba después de los exámenes y lo que leía con amor, no eran tratados jurídicos, sino libros de cocina.

El ejemplo y la leyenda de Juan María Arzak lo deslumbraron. Entonces, un buen día, comprendiendo que no podía seguir fingiendo más, decidió confesarle a su padre la verdad.

Gastón Acurio papá, descubrió así, en un almuerzo con el hijo al que había ido a visitar a Madrid y al que creía enrumbado definitivamente hacia la abogacía, no solo no le gustaba Derecho, sino que, horror de horrores, ¡soñaba con ser cocinero! Él reconoce que su sorpresa fue monumental.

En ese tiempo, en el Perú se creía que la cocina podía ser una afición, pero no una profesión. Sin embargo, hombre inteligente, terminó por inclinarse ante la vocación de su hijo. Nunca se arrepentiría y hoy debe ser, sin duda, uno de los padres más orgullosos del mundo por la formidable trayectoria de su heredero.

El éxito de Gastón Acurio no puede medirse en dinero, aunque es de justicia decir de él, que su talento como empresario y promotor es equivalente al que despliega ante las ollas y los fogones. Su hazaña es social y cultural. Nadie ha hecho tanto como él, para que el mundo vaya descubriendo que el Perú, un país que tiene tantas carencias y limitaciones, goza de una de las cocinas más variadas, inventivas y refinadas del mundo, que puede competir sin complejos con las más afamadas, como la china y la francesa. Gracias a Gastón Acurio los peruanos han aprendido a apreciar en todo lo que vale la riqueza gastronómica de su tierra.

Tomado de: Tutoría y Orientación Educativa. Orientación Vocacional, Minedu.

TRABAJO EN EQUIPO  

Cuando las personas tienen equilibrio, controlan su ego, enfrentan la vida con despego y son responsables, están listas para trabajar en equipo. Hoy en día, las empresas en todo el mundo invierten mucho dinero capacitando a los equipos de trabajo.

Par formar un equipo se requiere de una buena comunicación. Cuando estamos detenidos en nuestro auto porque algunas avenidas están bloqueadas por reparación, el tráfico se convierte en un infierno. Se arma una serie de conflictos entre los conductores, quienes se echan la culpa unos a otros de los problemas. Cuando cerramos las avenidas de la comunicación con los demás miembros del grupo ocurre exactamente lo mismo. La comunicación deja de fluir y se inician los conflictos. La buena comunicación permite que el trabajo fluya y pone al equipo en una vía de alta velocidad par el logro de sus objetivos.

Un riesgo de trabajar en equipo es de tener miedo a pensar diferente o como lo hace el grupo. Es tener el paradigma equivocado  de que el no estar de acuerdo causa desunión, cundo es justamente lo contrario: pensar diferente  enriquece al equipo y lo ayuda a tomar mejores decisiones. Una comunicación abierta y sincera crea un ambiente que favorece la expresión de diversos puntos de vista.

Cuentan que la mano se canso de trabajar para el cuerpo y convoco a una asamblea de órganos y parte del cuerpo. La mano argumentaba que ella y las piernas eran las que hacían todo el trabajo y que el estomago, sin hacer nada, se llevaba toda la comida. Como consideraba que era totalmente injusto decidió hacer huelga y dejar de trabajar. Pasaron unos días en huelga y, como el cuerpo no comía, empezó a debilitarse y con él la mano.

Ya cuando los órganos estaban casi moribundos, la mano convoco a otra asamblea par cancelar la huelga. Se había dado cuenta de que si el estomago no comía, ella tampoco lo haría.

Para lograr un equipo exitoso tenemos que dejar la soberbia de la mano y orientarnos al servicio de sus miembros con humilde.

RESPONSABILIDAD

Los policías usan esposas par recortar la libertad  de los sospechosos y evitar que se escapen. En la vida, con frecuencia nosotros mismos nos ponemos las “esposas” y restringimos nuestra libertad. Ello ocurre cuando nos quedamos paralizados cuando anta los problemas y, en lugar de hacernos responsables, buscamos culpables de nuestra desgracia , siempre es mas fácil para nosotros pensar que no pudimos hacer algo porque estuvimos “esposados” _es decir, buscar alguna excusa _ que aceptar que no nos hicimos responsables. Imaginemos el siguiente ejemplo:

Estamos muy estresados, tratando de lograr una meta de ventas crucial para nuestra carrera cuando nos enteramos que hemos perdido un cliente clave. Sin ese cliente, las metas que hemos perseguido desesperadamente no se cumplirán. En ese momento vine un compañero de trabajo a reclamarnos el informe que prometimos par la semana anterior… y nuestra reacción es la de un oso feroz, descargamos en la persona todas nuestras angustias de manera agresiva. Luego, por supuesto, nos arrepentimos, pero el daño ya esta hecho.

No pudimos tomar responsabilidad de nuestros actos en ese momento, porque estábamos desequilibrados, estresados y angustiados. Además, nuestro ego tenía mucho que perder si no conseguíamos alcanzar la meta de ventas.

Recordemos que el ego es esa fuerza que quiere mostrarse a toda costa como competente y capaz. Nuestro condimento la situación con una dosis elevada de angustia, que no nos permitió escoger nuestra respuesta. Finalmente estábamos apegados a la meta. En ese momento pensábamos que nuestra felicidad dependía de los logros de los objetivos. Cuando sentimos que nuestra felicidad depende de algún elemento externo, nos lo tomamos demasiado en serio. Normalmente distorsionamos la realidad y exageramos nuestras emociones negativas y, como consecuencia, nuestras acciones.

Tenemos que tomar la responsabilidad sobre lo que decidimos hacer en nuestra vida, ya que las barreras que impiden lograr nuestros objetivos están a menudo solo en nuestra mente. 

QUÉ PIENSAS Y QUIÉN ERES

Nuestra mente es como un mantel blanco. Depende de nosotros mismos mantenerlo limpio, puro y perfumado o mancharlo con las tintas negras de los pensamientos negativos. Usted decide sobre qué mantel desea que le sirvan la comida de la vida.

Cuentan que un rey que estaba muy enfermo le pidió a un sabio que lo curara. Este le dijo que le salvaría cuando consiguiera ver todo de color azul. El rey inmediatamente, ordeno pintar de azul las casas y los campos, mando a teñir las telas de todo el reino y exigió a todos sus súbitos que se vistieran  de azul. Meses después regreso el sabio a ver al rey. El centinela, viéndole ataviado de blanco, le obligó a ponerse un tarje azul. Cuando el sabio pregunto por qué, el guardia le respondió: “hace algunos meses un sabio demente aconsejo a su alteza ver todo de color azul”. El sabio respondió: “yo soy ese sabio, pero quien se ha desquiciado es el rey”. Al ver al monarca, hizo una venia y dijo:

“su majestad, yo le pedí que vira todo de color azul, pero no que cambiara la creación de dios. Lo que debió hacer es ponerse lentes azules y así habría solucionado su problema.”

Como el rey de la historia, muchas veces nosotros pretendemos cambiar sin éxito a las personas y situaciones con las que nos enfrentamos. Sin embargo, lo que sí podemos cambiar nuestra percepción sobre ellas. Podemos ponernos unos “lentes” que nos permitan ver lo positivo de la vida. Ante una situación difícil podemos llenarnos de angustia, dolor, rabia, temor y preocupación. O podemos cambiarnos de lentes y percibir el estimulo como una oportunidad par aprender, crecer y aprovechar la vida.

La próxima vez que se encuentre una situación adversa, recuerde que solo usted decide lo que piensa y, como consecuencia, lo que usted crea par su vida.

 

PROBLEMAS: OPORTUNIDADES PARA CRECER

Hoy en día, cada vez pasamos mas dificultades económicas, tenemos problemas en el trabajo, con la pareja, con los hijos,…es como si el mundo se confabulara contra nosotros. ¿Qué hacer? Aprovechar esta oportunidad.

Cuentan que una persona, muy deprimida de sus problemas le propuso a un amigo pagarle una gran suma de dinero si lo llevaba a un sitio donde la gente no tuviera problemas. El amigo aceptó, con la condición de que le pagar por adelantado. La persona acepto la oferta y, al día siguiente, el amigo lo llevo a un cementerio.

Los problemas son parte de la vida. nosotros no tenemos la capacidad de impedir que los problemas ocurran, pues son parte de la ley de la vida. lo que si podemos definir es cómo reaccionamos ante ellos.

Algunas personas viven la vida con mucho miedo, encuentran los problemas como algo destructivo y los inflan como globos, agradándoles y angustiándose. otros los encuentran, los perciben como lo que son y los resuelven. la cantidad de aire que le pongamos al globo determina nuestra percepción del problema y, como consecuencia, nuestra reacción.

Cuando se enfrente a una circunstancia difícil, como una pésima noticia, una decepción, una agresión o una injusticia, se sugiere lo siguiente:

  • Estar alerta ante la aparición de emociones negativas o miedos fuertes. Tome conciencia de que ése es el peor momento para actuar.
  • Si la circunstancia le provoca miedo, pregúntese que es lo peor que podría pasarle si esta ocurriera.
  • tome conciencia de que en la vida cada problema es una oportunidad de aprender y trate de identificar que lección esta recibiendo.

Por más difíciles que sean los problemas, estos también pasaran y vendrán épocas más tranquilas. De la misma forma como, en el mar hay momentos de mucho oleaje y momentos en los que prácticamente no hay olas, las dificultades en la vida parecen y desaparecen. Si uno se sumerge en el mar, ya  no percibe las olas de la superficie. Similarmente, si nos sumergimos en las profundidades de nosotros mismos, nos conoceremos y encontraremos la paz interior. Tendremos más lucidez y libertad par decidir como responder ante los retos en la vida.

LAS MALAS ACCIONES

Un padre había entregado varios clavos y una tablita de madera a su hijo, recomendándole que metiera un clavo en la tabla por cada mala acción que cometiese.

A los pocos días se le presentó el hijo, diciéndole que había empleado ya todos los clavos.

-¡Cómo!- le dijo el padre- ¿En tan poco tiempo has cometido tantas malas acciones?

-¿Qué quieres, papá? ¡No lo he podido remediar! He llegado varias veces tarde a clase, no realicé mis deberes e hice enojar a mi maestra; mentí a mamá, sin querer causé una discusión entre mis compañeros, con mi honda destruí un nido de pajaritos, en fin son tantas cosas…

-Pues ahora te tomarás el trabajo de arrancar un clavo por cada buena acción que hagas.

Casi con igual prontitud volvió el muchacho a reunir los clavos y entonces el padre le dijo:

– Hijo mío; has procedido bien, y me complazco muchísimo en ello; pero advierte que aún cuando has reparado las malas acciones con las buenas, nunca podrás quitar las huellas que los clavos dejaron en la madera.

“EN LA VIDA PASA LO MISMO. LAS MALAS ACCIONES JAMÁS SE REPARAN COMPLETAMENTE”.

 

CUANDO NO ESCUCHAMOS, COMUNICAMOS…

Cuando escuchamos, enviamos un mensaje de respeto y consideración por los demás. En cambio, cuando solo nos concentramos en hablar, comunicamos una imagen de soberbia, individualismo y ego.

Imagínese que esta en una reunión donde alguien acapara la conversación. Usted, usando lenguaje no verbal, indica que desea intervenir y empieza a hablar. Sin embargo, la persona no lo escucha  y alza el volumen de su voz para mantener el control. Usted quiere darle un dato importante que acabaría con la discusión, pero no lo dejan hablar. Usted sube la voz, expresando su aporte. Desgraciadamente, quien habla no lo escucha  y sigue argumentando, como si usted no hubiera dicho nada. Cuando la persona cansada de hablar, se calla, usted insiste, esta vez por casualidad, la persona si escucha, recapacita y dice:”!tienes razón!, pero ¿Por qué no lo dijiste antes?”

¿Por qué es tan difícil escuchar? Principalmente, porque poseemos nuestra vida muy centrada en nosotros mismos. Preferimos hablar antes de escuchar. Cuando hablamos; nuestro ego se gratifica, se siente importante, siente que sabe, que ere inteligente, que tiene todas las respuestas y aporta. Cuando escuchamos. Pasamos por encima del ego y adoptamos una posición de humildad.

La educación formal nos ayuda a saber escuchar. Los colegios y las universidades premian a los estudiantes por hablar. Los profesores califican a los alumnos por su grado de participación en clase, pero no les enseñan a escuchar. Terminamos la universidad y, cuando estamos enana reunión de negocios, en nuestra mente todavía pensamos que quien hable mas tendría la mejor “nota”.

El no actuar también es comunicar, pero lo que se comunica no es muy agradable. Imagine abre la refrigeradora para sacar yogurt y elige uno con un magnifico envase, pero al abrirlo emana de él un fuerte olor a podrido. El envase nos causo muy buen a impresión pero lo de adentro nos comunico algo negativo. Lo mismo ocurre cuando algo no escuchamos: nuestro interior comunica una imagen de egoísmo y poca colaboración que nos delata. Por otro lado, cuando escuchamos transmitimos amor y respeto hacia nuestro interlocutor.

 

A PRESIÓN DE GRUPO, OÍDOS SORDOS

Cuando un miembro del equipo se compromete con una decisión en la cual no cree, pero no tiene el coraje de decidirlo, le esta haciendo mucho daño al equipo. Cree que esta respetando a sus miembros al no contradecirlos, pero lo que realmente ocurre es que no se esta respetando así mismo.

Cuentan que un campesino se entero de que el rió estaba a punto de contaminarse y que enfermaría a quienes tomaran el agua. Así el hombre se aprovisiono de agua para subsistir hasta que se descontaminara el río y aconsejo a todo el pueblo que hiciera lo mismo. Sin embrago nadie lo escucho. Al poco tiempo todos se volvieron locos, menos él. Cuando les contó lo que había sucedido, todos pensaron que el loco era el, porque era el único diferente a los demás. Cansado de su soledad, el campesino bebió finalmente el agua del río, al volverse loco el también, todos pensaban que se había curado…

Lo que no pudo soportar el campesino fue la presión del grupo. Lo mismo ocurre en reuniones de trabajo, no expresamos lo que pensamos o no nos atrevemos a discrepar con el equipo. Sucede también cuando nuestro equipo toma una decisión que va en contra de nuestras opiniones y valores que no tenemos el coraje de ser diferentes y expresar nuestra opinión.

Cuentan que dos ranas cayeron en un pozo profundo. Como sus pataleos no daban frutos, sus compañeras empezaron a gritarles desde arriba: ¡”no sigan! ¡Mueran tranquila, ya no lo sigan intentando!”. Una rana decidió que les haría caso, así que dejo de patalear y se ahogó. La otra siguió intentando salvarse con mucha determinación, hasta que pudo dar un salto, ya casi sin aliento, y logro salir. Cuando sus compañeros le preguntaron porque había continuado en contra de la presión que ellas ejercían, la rana respondió: “Estoy casi sorda. Pensé que ustedes me estaban animando”

La próxima vez que nos enfrentemos a una presión de grupo, simulemos estar sordos y expresemos con coraje lo que pensamos. Existe una gran posibilidad que sea la mejor alternativa a seguir.

Escribe un comentario en Lecturas formativas para estudiantes

  1. Mara, comentó hace 1 año:

    Las lecturas nos amplían nuestro horizonte de la reflexión.

  2. Tony, comentó hace 4 meses:

    quiero felicitarle, por las lecturas motivadoras!! por favor me gustaría ver mas experimentos, especialmente de fisica elemental.