Formación pedagógica para padres de familia

La familia es  la institución  más importante  de la sociedad. Es un grupo  que encamina la vida del  futuro ciudadano, porque los principios, valores que en ella se practiquen persistirán a través de todos los tiempos.

La familia  tiene una   decisiva función  dentro de la estructuración de la personalidad infantil, porque ella contribuye a la formación del carácter, a través del cual se desarrollan y superan todas las experiencias y conflictos pre escolares del niño. La educación que imparta la familia, es un factor determinante en la formación de la personalidad individual. Los niños aprenden de sus padres por vía afectiva, efectiva y ejemplar. El amor de los padres,  proporciona seguridad emocional y desarrollo normal de su personalidad.

El niño en su hogar, aprenderá a admirar  y amar la naturaleza, a decir la verdad, a compartir sus cosas, a respetar  a los demás y así mismo,  a ser solidario y responsable. Ese aprendizaje va a estar matizado por el tono emocional que le  muestren  los padres, los adultos que le rodean, por la relación que con él establezcan y, muy especialmente, por el ejemplo que le ofrezcan.

La función educativa de la familia ha sido objeto de mucho interés para la psicología y la pedagogía general  y, especialmente, para los que se ocupan de la educación y el desarrollo del niño en los seis primeros años de vida. Así mismo los estudios e investigaciones más recientes de las neurociencias revelan las enormes posibilidades de aprendizaje y desarrollo del niño en las edades iniciales, es por ello  que existe la necesidad  de  que los padres  tengan una formación pedagógica  bien direccionada, para optimizar  ese potencial al máximo, antes y durante el ingreso a la etapa escolar.

Educar correctamente al niño exige que, desde muy temprana edad se le enseñen ciertas normas y hábitos de vida, como por ejemplo: hábitos alimenticios, de higiene, entre otros,  que garanticen tanto su salud física y mental como su ajuste social, ya que el niño, en cada una de sus etapas de su desarrollo, debe comportarse de una manera adecuada, para lo cual la familia deberá sentar las bases firmes para lograr tal fin. El comportamiento  social que manifiestan los niños, está estrechamente influida por las normas de conducta que se impartan y se practiquen en el hogar.

Por otro lado la familia tiene la obligación de dar las primeras pautas de enseñanza, las herramientas necesarias  a sus menores hijos, es decir,  enseñarlos a pensar, a estudiar,a leer con ellos para enseñarlos y no dejarlos solos y así ellos puedan llevar con éxito la vida escolar.

Cuando el niño no tiene las herramientas necesarias  va estar frecuentemente estresado y triste porque no sale con éxito en la escuela y esto puede conllevar a que el niño sufra una depresión infantil.

¿Existe una forma ideal de educar como padre?

Diana Baumrind (1971,1996), una autoridad en los estilos de crianza, piensa que sí. Ella cree que los padres no deben ser punitivos ni huraños. Más bien deben desarrollar reglas para que los niños la cumplan, siendo al mismo tiempo apoyadores y nutridores de buenos ejemplos.

Existen cuatro tipos de estilos de crianza que son:

  • Estilo paternal autoritario.- es aquel padre  restrictivo y punitivo. Estos padres exhortan  a sus hijos a que los obedezcan y los respeten. Establecen límites y controles firmes en sus hijos y permiten muy poco intercambio verbal. Los hijos de estos padres a menudo se comportan de manera  socialmente incompetentes. Tienden  a mostrarse  ansiosos ante comparaciones sociales y cuentan con destrezas pobres de comunicación.
  • Estilo paternal autoritativo.-es aquel padre que impulsa a los niños a ser independientes, pero  impone límites y controles sobre sus acciones. Permite las negociaciones verbales, son cálidos y apoyan a sus hijos. Los hijos de padres autoritativos tienden a comportarse socialmente de forma adecuada, son independientes, se llevan bien con sus compañeros y muestran una alta autoestima.
  • Estilo paternal indiferente.-es aquel padre que actúa de manera permisiva, no se involucran en la vida de sus hijos. Los hijos de estos padres se comportan socialmente de manera inadecuada, tienen un pobre control de sus emociones y no están motivados hacia el logro.
  • Estilo paternal permisivo.- Es aquel padre  que se encuentra  muy involucrado con sus hijos, pero les impone pocos límites o restricciones  sobre su comportamiento. Estos padres comúnmente dejan que sus hijos hagan lo que deseen y que salgan siempre con la suya. Los hijos de estos padres  por lo general no aprenden a controlar su comportamiento.

Escribe un comentario en Formación pedagógica para padres de familia